Jeidi Palomino (Clau Cepeda).jpeg

Jeidi es peruana, de Huancaya, tiene 33 años, con una hermosa hija de 12 años, llevan casi 6 años en Chile, viven en Antofagasta, y como muchas mujeres, lucha por mejores oportunidades para ella y su familia.

 

Ella es una mujer fuerte, trabajadora, valiente, inteligente, determinada, con grandes capacidades, y con muchas ganas de salir adelante. Es una persona muy alegre, humilde, con mucho sentido del humor, y con mucha capacidad de trabajar en equipo.

 

Arriendan una pieza, donde viven con mas gente, con poca privacidad e intimidad. Su camino en Chile ha estado lleno de obstáculos, desafíos, y acumulando una mochila con miedos, decepciones, rabias e injusticias.

 

Trabajó en un restaurante, que debido a la pandemia tuvo que dejar. Ahora ejerce como Asesora del Hogar medio tiempo, lo que le permite estar más tiempo con su hija y poder preocuparse de sí misma.

 

Siempre ha querido realizarse, estabilizarse y rearmarse como mujer por dentro y por fuera.

Jeidi Palomino

Sueña con poder emprender para poder tener una mejor calidad de vida y darle a su hija oportunidades que ella no tuvo, para que se desarrolle y crezca en un mundo más justo e inclusivo.

 

Sabe que debe trabajar duro, sin la posibilidad de renunciar o rendirse.

 

Durante su proceso de Mentoría, junto a su mentora Claudia Cepeda, una gran mujer, que la ha acompañado durante los últimos meses, ha crecido como persona, se ha atrevido a buscar nuevas oportunidades, a creer en sí misma y a dejar a su pareja, machista, donde sufrió injusticias y faltas de respeto. Y con eso, demostrarse a sí misma y a su hija que en la vida todo se puede, y siempre hay nuevas oportunidades, y que las mujeres merecemos mucho más.

 

Ha descubierto en sí misma, que es capaz de lo que se proponga.

 

Ahora sueña con tener un pequeño taller de reparación de calzado, cierres de ropa y carteras, ya que tiene experiencia en eso.

 

En sus Mentorías sigue trabajando para empoderarse, para creer cada día más en si misma, a preocuparse por ella y no en lo que piensen los demás.

 

Su Mentora, Claudia, dice que está muy orgullosa de Jeidi, que ha podido ver la tremenda mujer que es y en la que se puede convertir si es que Jeidi despliega sus alas. Dice que tienen una relación basada en la confianza, honestidad, amor, empatía y ganas de compartir y aprender mutuamente de sus experiencias. Claudia confiesa que en esta relación han crecido las dos.